¿Sabías qué torero parecía “una talla de Montañés”?

En el año 1927, en plena Edad de Plata de la tauromaquia, el crítico Gregorio Corrochano escribe una crónica que quedará para la posterioridad de la historia de nuestra fiesta nacional por un motivo principal: su título, con el que pone al torero Cagancho a la altura de una talla del insigne imaginario jiennense Martínez Montañés, autor cumbre de la imaginería barroca.

El hecho sucede con motivo de una corrida de toros celebrada en Toledo, el 10 de mayo de 1927, escribiendo Corrochano lo siguiente: “Yo no vi nunca más armonía, ni más bello conjunto, pero una belleza dolorida. ¡Qué gesto, qué colorido, qué movimiento! El brazo largo parecía desprendido del madero, en esas estampas, antiguas, en que se rememora el milagro de un quite. Toreando, parece  una talla del Montañés”.

Para leer la crónica, pinche en este enlace.

Anuncios