¿Sabías por qué tiene Morante el escritorio de Gallito?

el

El interés que siempre ha tenido Morante de la Puebla por la historia del toreo ha estado muy presente en toda su trayectoria, si bien es cierto que en los últimos años se ha acentuado al punto de ser un apasionado de Joselito el Gallo, el rey de los toreros, quien fue fundamental para que muchos aspectos de la tauromaquia sean como son en la actualidad: la forma de torear en redondo, las ganaderías, la construcción de las plazas de toros, el gusto por lo clásico, etc.

Fruto de este interés gallista, le surgió a Morante de la Puebla la posibilidad de adquirir el despacho en el que su ídolo daba forma a la tauromaquia. “Todo ocurrió cuando el diestro cigarrero se enteró que el despacho del maestro de Gelves había salido a subasta en la capital andaluza, algo que le hizo ponerse manos a la obra para adquirir tal elemento de inspiración para un torero”, podemos leer en Cultoro. Pero la historia continúa, y es que Morante, tras torear una tarde en Zafra, quiso regalarle a su amigo Juan López (DEP) un vestido de torear, y este, enormemente generoso, quiso corresponder al torero con otro detalle que nunca olvidara.

Gallito, en su escritorio

Así, Juan López, tras varias gestiones, se enteró de “que quedaba un biombo del antiguo despacho en manos del anticuario que no se había vendido. A Juan le encantó, y dicho y hecho, lo adquirió para regalárselo al torero. Le encajaba todo, de Joselito, antiguo (según el anticuario más de dos siglos) y precioso por más señas”. De esta manera, Juan López le repetía a Morante las mismas palabras que el torero le dijo en Zafra: “Jose Antonio, yo también quería hacerte un regalo para toda la vida, y sé que este lo va a ser para ti”.

Alimón y Morante, en el escritorio de Gallito

Entrecomillado y más información en Cultoro y ABC, respectivamente.

 

 

Anuncios