DEP nuestro amigo Salvador Santoro

el

Se nos ha muerto Salvador Santoro, nuestro joven más mayor de todos, un hombre artista como pocos que cada vez más nos recordaba a Juncal y con el que hemos visto muchos toros y brindado alguna que otra vez. Tenía gracia para todo, caballerosidad a la antigua y muchas tarjetas de visita con las que presumía de retrato, como presumía de pasodoble siempre que podía. Encontrarse por la calle a este “cura” era risa asegurada, conversación que no sabías cuándo acabaría. Tenía muchísimo arte y poco tardó en decirle a El Cid cuando vino a nuestra tertulia que él era feliz sin móvil y no lo quería. Hacía poco ruido, pero estaba en todos lados. Le encantaba la poesía, y, entre versos, este don Juan se nos ha ido al compás de otra de sus pasiones, Aguero y el final de Cielo andaluz. Los papeles que deja en su escritorio son oro: los manuscritos y los recortes. Los jóvenes de Alimón lo vamos a echar de menos porque no se perdía ni una, siempre como un joven más. Se quedó con las ganas de hacer un viaje con nosotros, pero algún día nos volveremos a encontrar y será. Hoy te espera la Puerta Grande del Cielo. Gracias por ser de los que de verdad se alegró de Alimón y nuestro trabajo. Siempre nos hacía mucha ilusión esa gracia tuya de que actualmente, en el toreo, solo llena José Tomás y Alimón. Te queremos.

Salvador, en la esquina inferior derecha, como un joven más