¿Sabías cuál fue el vestido más especial para Belmonte?

el

Para Juan Belmonte, el vestido negro y plata con el que lo retrató Zuloaga fue, seguramente, el más especial de cuantos estrenó, y es que son varios los hechos que así lo confirman.

Por un lado, “varios de los grandes triunfos de Juan Belmonte los consiguió vistiendo ese terno; el principal, el 21 de junio de 1917, en la corrida del Montepío, en Madrid, alternando con Joselito el Gallo y el mejicano Rodolfo Gaona” (Balil Forgas, 2012: 419).

Además, “a su llegada de su campaña en América, en 1921, su mozo de espadas le comentó a don Gregorio Corrochano que “había regresado sin ropa de torear, sin estoques y capotes, pues todo lo había regalado a los amigos y admiradores que tiene en Lima. Solamente salvó del despilfarro el traje de plata”. Ante esta realidad, argumentaba Corrochano en su libro La Edad de Plata del toreo que “ese traje es algo más que un traje de torero: forma parte de la personalidad de Belmonte”.

Quién sabe si ese vestido (negro por la noche y plata por la luna) le hiciera recordar sus escapadas a Tablada, o quién sabe si aquello tuviera relación con los claroscuros de su personalidad; lo cierto es que algunos empresarios llegaron a pedirle al Pasmo de Triana que se vistiera con ese terno cuando actuara en sus plazas.

Juan Belmonte retratado por Zuloaga

Balil Forgas, S. (2012): Juan Belmonte, en la soledad de dos atardeceres, Barcelona, Almuzara.

 

Anuncios