¿Sabías el origen de la expresión “apretarse los machos”?

El lenguaje taurino es verdaderamente rico e interesante, al punto que es común que quede inserto en el uso coloquial de la lengua y se acostumbre a decir y oír fuera del ámbito taurino. Este es el caso de la expresión que este lunes presentamos a modo de curiosidad: apretarse los machos.

Usada esta expresión en el habla cotidiana para referirse a la necesidad de prepararse concienzudamente para enfrentarse a una dificultad, su origen hace referencia al hecho de ajustarse “cada uno de los cordones rematados por una borla con que se ciñe la indumentaria de los toreros, en especial los que sujetan el calzón a las corvas”*, si bien es cierto que no es el único lugar del vestido de torear donde hay machos, pero sí el que nos interesa para la expresión “apretarse – también atarse– los machos”.

A continuación, pueden ver cómo se aprietan los machos a un torero, tarea nada fácil y que requiere horas de práctica:

 

*RAE.

Anuncios