¿Sabías para qué se encargó el Guernica, de Picasso?

el

Si bien es cierto que siempre se ha creído que el Guernica fue encargado por la Segunda República a Picasso con el fin de reflejar el bombardeo de la ciudad vasca de Guernica por la aviación alemana, en 1997 aparece una nueva realidad, que parte, ni más ni menos, de José María Sánchez Roda, Presidente de la Junta del Tesoro Artístico de la Segunda República.

En ella, Sánchez Roda sostiene que “el Guernica fue encargado, poco antes del inicio de la guerra, por una institución cultural mexicana para exaltar la fiesta taurina”*. Sin embargo, “una vez pintado el cuadro, los autores del encargo se negaron a pagar a Picasso la cantidad estipulada y el pintor revendió el cuadro al Gobierno español para que participara en 1937 en el Pabellón de la República de París. De esta forma, Picasso se limitó a hacer un colage con los materiales de este cuadro, pequeños retoques y recomponer la famosa obra, cuando el Gobierno de la Segunda República le encargó la realización de un cuadro alegórico al bombardeo de Guernica por la aviación nazi”. **

Un lunes más, desde Alimón nos enorgullece dar a conocer la intrahistoria de la Tauromaquia, en esta caso conectándola con otra disciplina artística como es la pictórica, ni más ni menos que a través de una de sus obras de mayor prestigio, el Guernica, de Picasso, que si bien ha trascendido y la conocemos por un sentido concreto, su origen e intención es puramente taurina.

*MARIATE COBALEDA, El simbolismo del toro, La lidia como cultura y espejo de humanidad, Biblioteca Nueva, La piel de toro, 2002, p. 146.

**Europa Press, en La Gaceta Regional, Salamanca, 5 de septiembre de 1997.

Anuncios