​¿Sabías que Sevilla llegó a tener dos plazas de toros abiertas?


En plena Edad de Oro del toreo (1912-1920), con Joselito el Gallo y Juan Belmonte con las alternativas tomadas, el toreo siente algunos de los avances más representativos de su historia, y uno de ellos es la creación de las plazas de toros monumentales.
Surgen a raíz de una inquietud de Gallito, que considera que, siendo las plazas de toros más grandes, permitirán que más gente asista a las corridas de toros y más baratas podrán ser las entradas. Y es así, de este pensamiento, como se construirá, entre otras, la actual Plaza de Toros de Las Ventas, de Madrid.

Sin embargo, el caso de Sevilla es distinto, y es que con la Maestranza abierta y empeñado Joselito en una monumental para su tierra, el resultado no es el que él desea. Su Monumental, tras distintos impedimentos institucionales y sociales, se construye, y se inaugura el 6 de junio de 1918, pero apenas albergará festejos taurinos hasta la tragedia de Talavera, pues la afición y la sociedad sevillana son de la Maestranza. De este modo, el crítico Gregorio Corrochano escribía en ABC: “Desde que en Sevilla hay dos plazas de toros, no se puede ver torear en Sevilla”. *

Como curiosidad, cabe señalar que la plaza se demolió en 1930, conservándose en la actualidad una parte de la fachada, en el barrio de San Bernardo, donde se construyó, y que “la plaza de Pamplona la hizo el mismo arquitecto, Francisco de Urcola, que la edificó en 1922 como hermana casi gemela de La Monumental de Sevilla”.**
*JOSÉ GÓMEZ ORTEGA, JOSELITO, EL TOREO MISMO, Jacobo Cortines y Alberto G. Troyano (Eds.), Fundación Real Maestranza de Caballería 2012, p. 62.
**JOSÉ GÓMEZ ORTEGA, JOSELITO, EL TOREO MISMO, Jacobo Cortines y Alberto G. Troyano (Eds.), Fundación Real Maestranza de Caballería 2012, p. 63.

Anuncios